Block-CIMA. El dinero sí crece de los árboles.

Comentarios · 338 Puntos de vista

La salud del planeta nunca fue tan rentable

Presentamos el primero proyecto de la asociación por la ecología Block-CIMA, la compensación de las emisiones de dióxido de carbono.

Hace ya bastantes meses cuando el fundador de la asociación se planteó de qué forma se podia mitigar las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera, ya que, al ser nosotros una sociedad altamente tecnificada, tendríamos algún "artilugio" para tal cometido.

Tras una invetigación exhaustiva se llegó a la conclusión de que las "máquinas" más eficaces para compensar el CO2 son los mismos árboles. Pero no todos son igual de eficaces. En concreto, el pino piñonero y carrasco son los que mejor lo hacen, con una tasa de fijación de CO2 de la atmósfera de 30 y 50 toneladas al año respectivamente.

Existen asociaciones, grupos y empresas que ofrecen al público la posiblidad de apadrinar un árbol, así como campañas de plantación para hacer esa compensación para combatir el cambio climático.

Pero desde Block-CIMA se detectaron dos problemas fundamentales. 

En primer lugar los árboles plantados no siempre son los más eficientes, y por otro lado, la financiación de estos proyectos no es realmente eficiente. No sabemos qué porcentaje de la aportación llega a su fin, además de la imposición de cuotas periódicas. Existen muchos intermediarios que hacen que gran parte del capital se vaya quedando por el camino.

Nace así Block-CIMA, con la idea de optimizar los recursos económicos y eliminar la necesiad de confiar en que las aportaciones llegan a su fin. Además, planteando un modelo atractivo para que el usuario final tenga una rentabilidad económica similar a un fondo de inversión.

¿Cómo se consigue?

La asociación Block-CIMA ha adquirido 15 hectáreas de terreno en el parque natural de la Sierra de Segura (Jaén) donde hay presencia de los 2 tipos de pinos que mejor fijan CO2, piñonero y carrasco. 

De dicho terreno se han seriado 1000 árboles que son los que se ofrecen al usuario final. Por cada uno de esos pinos se ha elaborado un "token no fungible", un ficha de código informático que está registrado en la cadena de bloques, haciendo que cada árbol sea único, sin posiblidad de duplicado ni falsificación.

El usuario que posee 1 de esos tokens es el que está realizando la compensación de 30 toneladas de emisiones de CO2 al año. 

El precio de venta de ese token está fijado por la misma asociación, en 99 euros para esta primera tirada en un único pago. Ese importe, a su vez es convertido en criptomonedas e invertido en DeFi, lo que genera una rentabilidad suficiente para poder hacer frente al mantenimiento de los terrenos, junto a un excedente previsto que es devuelto al usuario final, que ronda el 10% anual. Es esta la rentablidad que obtienen los colaboradores.

Con el avance del proyecto se podrán seguir adquiriendo más terrenos y realizando su reforestación con árboles altamente eficientes a medida que los usuarios así lo demanden.

Trabajando en esta línea se continuarán con otros programas, como limpieza de playas y mares de nuestras costas, que está actualmente en desarrollo.

¿A qué esperas para ganar con Block-CIMA?

Comentarios